El día inesperado para Iquique

Sin duda nunca olvidaremos en nuestra ciudad, lo acontecido la mañana del viernes 8 de junio.
El viento nos despertaba, con ráfagas que según los especialistas, alcanzaban los 95 kilómetros por hora.

La electricidad ya no funcionaba en nuestra radioemisora, existía la duda acerca de las condiciones en las cuales se encontraba nuestra antena en el cerro Tarapacá – sabíamos que podría estar afectada – pero gracias a Dios nada de ello ocurrió, se mantuvo en pie.

Llegamos a la Iglesia a eso de las 11 de la mañana para ver cómo estaban las dependencias, los daños gracias a Dios no eran muchos, pero tampoco menores: varios pizarreños del cielo habían sido arrastrados hacia el suelo por el fuerte viento, una gran nube de polvo se podía apreciar y el suelo estaba cubierto de un manto de arenilla. El agua que había caído había transitado por las canaletas, que habían sido cambiadas hace poco en el proceso de remodelación del templo, llegando a un destino que no se había contemplado; el ingreso a las nuevas dependencias recién inauguradas.

Avanzaba el reloj, se posicionaba  a las 12.30 pm, el pastor hacía llamados telefónicos para solicitar a algunos hermanos que ayudaran a la limpieza del local, urgía el arreglar la iglesia porque estaba comprometida la reunión de los viernes a las 20 horas, incluso una vigilia que a esas alturas no se sabía si es que se iba a realizar.

Cerca de las 4 de la tarde ya llegaban un puñado de jóvenes de la iglesia, comenzaron a mover las sillas, ordenar y limpiar con paños húmedos los equipos que se mezclaban con la suciedad del lugar. A la tarea se añadían más de 10 varones que habían programado una visita a la iglesia para ayudar en el proceso de limpieza y remodelación. En el transcurso del día, gracias a la ayuda de los hermanos se pudo solucionar todo el daño que dejó el temporal en Iquique

 

 

 

Coméntanos desde FACEBOOK

Comentario(s). Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado.