ENTREVISTA al pastor Daniel Anabalon en su visita a la ciudad de Iquique

Los días 27, 28 y 28 de mayo, el pastor Daniel Anabalon estregó una hermosa palabra a la congregación de las Asambleas de Dios de Iquique. Muchos de los asistentes no conocían la trayectoria ni de otros temas acerca de este ministro, es por esto que el Templo Betel a través de su cuenta de Facebook nos facilitó una entrevista que sin duda será de gran bendición.

-Queremos conocer más de Usted Pastor Daniel, ¿cuantos años lleva en el Ministerio Pastoral?

Bueno; Yo viví en los Ángeles California por 25 años; de los cuales 24 años
pastorié en dos ciudades; una de ellas Santa Mónica.

-Y díganos Pastor, ¿quiénes conforman su Familia?

Mi familia… Tengo una preciosa familia. Mi amada esposa Rose Mary y cuatro hermosos hijos.

-Usted en una de las prédicas, contó que le prometió a Dios que regresaría a su país de origen, específicamente a Chile. Y Dios cobró su promesa. ¿Hace cuantos años?

Hace cuatro años. Soy Pastor de la Iglesia Pentecostal Apostólica, en la Comuma de Quinta Normal; en la ciudad de Santiago.

– ¿A que edad fué su encuentro con Jesucristo?

Bueno, nací en un Hogar Cristiano. Pero recuerdo una invitacion; en la cual fuimos todos a una campaña evangelística a un cine, donde predicaba el hermano Pablo. Yo tenía once años de edad; hizo el llamado donde acepté a Jesucristo en mi corazón como Señor y salvador. Ese fué mi encuentro real con Dios…

– Que le diría a la persona que esta leyendo esta entrevista?

Le diría que:
Se acerque a Dios.
Que crea que Dios existe.
Que crea que Dios, tiene un plan para su vida.
Y que cuando estamos con Dios; y hacemos su voluntad…Todo cambia.
¡¡¡ Dios les bendiga !!!

Coméntanos desde FACEBOOK

Comentario(s). Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado.