Nada podrá detener el propósito de Dios con esta generación

Antes de que naciera Moisés, Faraón urdió un plan: Matar a todos los niños menores de 2 años y así debilitar al pueblo de Dios. Al nacer Jesús, Herodes urdió un plan, matar a todos los niños menores de 2 años y así acabar con el Mesías que él creía le quitaría su pequeño reino. Pero nada detuvo el plan de Dios con Moisés, y nada detuvo el plan de Dios con Jesús. Y en este tiempo, nuevamente nada podrá detener el propósito de Dios con esta generación. Nada podrá cambiar lo que Dios ha planeado para este tiempo.

Oramos por los inocentes que morirán en manos de la injusticia. Nuestros ojos les verán en el cielo alabando y bendiciendo al que les dio la vida. Oramos por las madres que con valentía darán a luz aunque todos digan lo contrario, y tendrán misericordia de la vida que está en sus vientres, porque serán bienaventuradas y alcanzarán misericordia. Y oramos por la iglesia, oramos por nosotros mismos. Que nuestro vivencia del evangelio sea mucho más que palabras; que sea poder, sea restauración, sea sanidad, sea fe, sea esperanza y sea amor. Porque la palabra de la cruz, aunque para el mundo sigue siendo locura, para nosotros los que creemos, sigue siendo poder de Dios!

Coméntanos desde FACEBOOK

Comentario(s). Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado.