Sanidad en las aguas

“Dolor de cuerpo” es por lo general sinónimo de gripe. Y muchas veces dolor en el Cuerpo de Cristo es sinónimo de enfermedad espiritual. Tomar un remedio puede aliviar los malestares, pero la enfermedad no será resuelta hasta que el virus deje de vivir en nuestro interior. Que ayudemos al Espíritu Santo a extirpar nuestras contiendas. Que colaboremos con Dios en hacer morir nuestras envidias. Que seamos una Corriente de Vida que se extiende para sanar a una generación enferma. La Gran Comisión debe ser sanidad a las naciones, dignidad para los humillados y un descanso para aquellos a los que hoy les duele todo. Y que nunca transformemos el avance de la Iglesia en otra pandemia que enferma almas.

Coméntanos desde FACEBOOK

Comentario(s). Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado.